Escuela de nueva york diseño grafico caracteristicas

Pioneros de la escuela de Nueva York

La fantasía es algo así: Llegas a la ciudad de Nueva York y empiezas desde abajo, para acabar convirtiéndote en socio de un prestigioso bufete; abres tu propio bufete; diseñas para una gran editorial; trabajas en plantilla para una empresa de la lista Fortune 100; irrumpes en la industria del cómic como ilustrador de éxito y amplías tu cartera de clientes para convertirte en un ilustrador freelance conocido en todo el mundo; o, por supuesto, [inserta tu propia visión aquí]. El sueño neoyorquino de cada uno es diferente, y cuando se trata de llegar a la ciudad y “triunfar” de verdad, el entusiasmo y la resistencia son dos ingredientes necesarios para el empeño. (El talento también ayuda).

Los diseñadores siguen acudiendo a la Gran Manzana persiguiendo grandes sueños, a pesar de las probabilidades imposibles que se les presentan o de los retos que persiguen cada uno de sus pasos. Dadas las dificultades -y esa fuerza democratizadora sin fronteras conocida como Internet-, ¿por qué tantos diseñadores sucumben al canto de sirena del diseño gráfico neoyorquino?

Podría ser la historia, los fantasmas de los diseñadores del pasado. Pensemos en Paul Rand, Alvin Lustig, Bradbury Thompson, Alexey Brodovitch, Herbert Bayer y Cipe Pineles. O quizás sea el acceso que se tiene en el mundo del diseño gráfico de Nueva York, como cuenta el diseñador y educador de San Francisco Martin Venezky. “Pude conocer a todo tipo de diseñadores y directores de arte de todos los niveles sin ningún problema.

  Marketing digital diseño gráfico y manejo de redes sociales

La escuela de Nueva York

Todos los estudiantes del programa aprenden los fundamentos de la estética visual, la investigación del diseño, el proceso creativo y una variedad de herramientas y tecnología. Los estudiantes pueden ampliar estos conocimientos básicos a la especialización en Comunicación de Diseño Gráfico o en Diseño y Desarrollo Web para encontrar su lugar único dentro de la siempre cambiante y creciente profesión del diseño.

Al fomentar la curiosidad, el profesorado capacita a los estudiantes para desarrollar puntos de vista individuales y los equipa para investigar y abordar los complejos retos de nuestra profesión y del mundo. Proporcionamos a los estudiantes oportunidades para explorar una serie de técnicas y aplicaciones, para colaborar con sus compañeros y profesores de otros programas, para trabajar en proyectos de la industria, y para comprometerse con la comunidad de diseño profesional.

Movimiento de la escuela de diseño de Nueva York

Saul Bass (1920-1996) no sólo fue uno de los grandes diseñadores gráficos de mediados del siglo XX, sino el maestro indiscutible del diseño de títulos cinematográficos gracias a sus colaboraciones con Alfred Hitchcock, Otto Preminger y Martin Scorsese.

Cuando las bobinas de la nueva y controvertida película sobre drogas de Otto Preminger, El hombre del brazo de oro, llegaron a las salas de cine de Estados Unidos en 1955, se pegó una nota en las latas: “Proyeccionistas, corran el telón antes de los títulos”.

  Importancia de la creatividad en el diseño grafico

Hasta entonces, las listas de miembros del reparto y del equipo que hacían las veces de títulos de la película eran tan aburridas que los proyeccionistas sólo retiraban las cortinas para mostrar la pantalla una vez que habían terminado. Pero Preminger quería que el público viera los títulos de El hombre del brazo de oro como una parte integral de la película.

El tema de la película era la lucha de su héroe -un músico de jazz interpretado por Frank Sinatra- por superar su adicción a la heroína. Diseñados por el diseñador gráfico Saul Bass, los títulos presentaban un recorte de papel negro animado del brazo de un heroinómano. Sabiendo que el brazo era una poderosa imagen de la adicción, Bass lo había elegido -en lugar del famoso rostro de Frank Sinatra- como símbolo tanto de los títulos de la película como de su cartel promocional.

Cuál fue el tema principal de los artistas de la escuela de Nueva York de la posguerra

Este artículo incluye una lista de referencias generales, pero carece de las correspondientes citas en línea. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas más precisas. (Septiembre de 2012) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

La Escuela de Nueva York fue un grupo informal de poetas, pintores, bailarines y músicos estadounidenses activos en las décadas de 1950 y 1960 en la ciudad de Nueva York. A menudo se inspiraban en el surrealismo y en los movimientos artísticos de vanguardia contemporáneos, en particular la pintura de acción, el expresionismo abstracto, el jazz, el teatro de improvisación, la música experimental y la interacción de amigos en el círculo de vanguardia del mundo del arte de Nueva York.

  Curso diseño grafico fundamentos

Frank O’Hara estaba en el centro del grupo antes de su muerte en 1966. Gracias a sus numerosas amistades y a su puesto de conservador en el Museo de Arte Moderno, proporcionó conexiones entre los poetas y pintores como Jane Freilicher, Fairfield Porter y Larry Rivers (que fue amante de O’Hara). Hubo muchas obras y colaboraciones conjuntas, especialmente entre poetas como O’Hara, Kenneth Koch, John Ashbery y James Schuyler: Rivers inspiró una obra de teatro de Koch, Koch y Ashbery escribieron juntos el poema “A Postcard to Popeye”, Ashbery y Schuyler escribieron la novela A Nest of Ninnies, y Schuyler colaboró en una oda con O’Hara, cuyo retrato fue pintado por Rivers[1].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad